Escapada al Valle de Ordesa y Bujaruelo

Una escapada al Valle de Ordesa y Bujaruelo es la oportunidad perfecta para disfrutar de una parte de los Pirineos. Pasar unos días en la cordillera más importante de la Península Ibérica te ayudará a sacudirte de la rutina diaria. Aquí algunos consejos para tu escapada en la frontera natural entre España y el resto de Europa.

En España, la vertiente sur de esta magnífica cordillera, se divide en tres. El Pirineo Navarro, el Pirineo Aragonés y el Pirineo Catalán. Cada parte del Pirineo es diferente. En realidad, cada valle lo es.

Un buen ejemplo serían los valles de Ordesa y el de Bujaruelo. Ambos valles son limítrofes el uno con el otro, incluso compartiendo montañas. Aunque son vecinos, muestran una belleza completamente distinta.

A los dos valles se accede desde Torla, tanto por carretera como por sendero. Pero si se dispone de tiempo y energía, merece la pena optar por la segunda opción para no perdernos nada del paisaje. El camino es el mismo hasta el Puente de los Navarros, donde se bifurca. Dependiendo de si Ordesa está saturado de gente o no, aconsejamos tomar un camino u el otro, aunque en realidad aconsejamos que toméis los dos, eso sí provistos de un buen calzado y una cámara de fotos, pues si no, la echaréis en falta a cada instante.

Según la época del año, ascender por estas impresionantes montañas está al alcance de casi todos, con rutas muy bien señalizadas y de diferentes dificultades y tamaño. Si podéis, no dejéis de hacerlo; es la mejor manera de admirar los diversos ecosistemas en función de la altitud, pero sobre todo por las vistas, que os sobrecogerán por su belleza sin igual y la grandeza de estos gigantes que estaban allí mucho antes de que nosotros existiéramos, ni siquiera como especie.

En cuanto a la población de Torla, se asienta en un cerro en las fajas glaciares de Ordesa. Bonito pueblo, sobre todo por su emplazamiento y su bastante respetado casco antiguo, destaca en él la iglesia parroquial del S. XVI.

La vecina Broto que junto con Torla, se puede considerar la puerta al valle de Ordesa, se divide en dos barrios separados por el río Ara. En esta ciudad, se conservan edificios, como la Casa del Valle, frutos de un pasado próspero en el que la ciudad se beneficiaba de los derechos aduaneros de las mercancías que entraban por Bujaruelo.

El alojamiento, podéis hallarlo en tanto en Torla y Broto como en cualquiera de los pueblos de la zona , Fanlo, Fiscal, Nerín, Lineas de Broto, etc, todos con muchísimo encanto, pues conservan el estilo tradicional, respetándolo incluso en las construcciones más recientes. Además la oferta hostelera es amplia y variada, en general de bastante calidad.

Escapada al Valle de Ordesa y Bujaruelo
Calificar este artículo

Leave a Reply