La Rapadura, Un Fascinante E Irresistible Reto Para Buceadores Experimentados

El paisaje bajo el agua más increíble y sorprendente se encuentra en la costa de Acentejo en Santa Ursula, en la provincia de Santa Cruz de Tenerife en nuestra hermosa isla de Tenerife. Destaca que la costa de Acentejo posee una excepcional belleza obtenida del paisaje abrupto de sus acantilados que forma un elemento territorial singular y  representativo de la costa norte de las Islas. Además, cuenta con un alto interés científico debido a la presencia de especies amenazadas y protegidas de la fauna y también de la flora. Fue declarado como Espacio Natural Protegido por la Ley 12/1087 del 19 de junio de Declaración de Espacios Naturales de Canarias y reclasificado a la actual ordenación por la Ley 12/1994 del 19 de diciembre de espacios Naturales de Canarias.

Y apareciendo como la obra de un destacado y magnífico escultor, el fondo costero de Santa Úrsula conserva una increíble maravilla de origen volcánico: La Rapadura.

La inmersión a este lugar mágico, cuyo punto de descenso está a tres millas náuticas del Puerto de La Cruz, es muy exigente y requiere de condiciones de marea y corrientes adecuadas, sólo se puede acceder a ella en barco y es especial para los buceadores experimentados, ya que es una inmersión que llega a los 40 metros de profundidad. Estas circunstancias hacen de La Rapadura un lugar muy exclusivo.

Su impresionante belleza le ganó ser, en 2012, la portada de National Geography, con una toma del excelente fotógrafo submarino Francis Pérez.

Este espectacular paisaje submarino, es una formación rocosa que tiene entre quinientos mil y un millón de años de edad, creada en un momento en el que la lava salió de la tierra y se mezcló con el mar, lo que científicamente se conoce como colada de lava con disyunción columnar, que se origina cuando una colada de lava basáltica penetra en una masa de agua y después se enfría y solidifica. Sus columnas basálticas de forma hexagonal talladas por la naturaleza, alguna vez emergieron a la superficie lo que erosionó la parte superior, para posteriormente ser profundamente sumergidas en las aguas del mar, permitiendo la visita de sólo unos pocos privilegiados que tienen la fortuna de admirar directamente su belleza indescriptible y de una particularidad diferenciada, adornada con abanicos de oro y frecuentadas por algunos de las especies marinas propias de esta zona.

La estructura tan singular de estas formaciones, de una enorme trascendencia ecológica y de un incomparable atractivo natural, seguirá siendo la guardiana de los fondos marinos de Acentejo.

La Rapadura, Un Fascinante E Irresistible Reto Para Buceadores Experimentados
Calificar este artículo

Leave a Reply