Natura Camp, Una Aventura Al Corazon De La Selva

Colima es un estado mexicano de una superficie pequeña pero de vastas riquezas. Sus playas reciben a los visitantes con arenas doradas y aguas cristalinas. Las ciudades, en especial Manzanillo, cuentan con esplendidos hoteles y centros gastronómicos preparados para recibir al turismo nacional e internacional. Pero en medio de la selva también se erige  un parque dedicado el ecoturismo y la aventura: Natura Camp.

Existen distintas acciones de protección del ecosistema y la biodiversidad. Playa Peña Blanca por ejemplo forma parte de la ruta migratoria de las tortugas marinas y en épocas de desove queda cerrada a los visitantes y custodiada. Hay centros de investigación y protección de las tortugas, iguanas y cocodrilos también.

La diferencia de Natura Camp es su construcción y funcionamiento 100% ecológico. Un campamento ubicado a 20 minutos de Manzanillo en Francisco Villa. Los edificios están hechos con materiales reciclados o de construcción alternativa no contaminante, los desechos son reciclados o reutilizados en su totalidad, el sistema eléctrico se basa en energía solar. Un ejemplo de que el ser humano puede insertarse en el medio ambiente sin impactar perjudicialmente a otras especies de plantas y animales.

Los niños disfrutan especialmente del contacto y de alimentar al venado de cola blanca, una especie  protagonista de la Unidad de Mantenimiento Ambiental (UMA) del campamento.

El parque cuenta con: venadario, iguanario, zona de acampado, regaderas, baños ecológicos, área de fogata, rancho de fabricación de lombricomposta y  salón de eventos para la comodidad de sus visitantes y de la naturaleza.

El mayor entretenimiento de Natura Camp es el tour de tirolesas, una buena porción de adrenalina desplazándose sobre los árboles.  Es el más grande de la región y visitado por turistas de todo el  mundo por sus características: Cinco líneas de 100 a 450 metros de longitud a una altura de 80 metros con una velocidad de 60 km/hen el sistema más seguro del mundo. Imposible perdérselo. La línea más larga de este recorrido es también una de las más largas del mundo: su recorrido une dos cerros por la punta, una aventura que requiere mucha osadía. Se recomienda realizar la caminata por la selva hacia la primera base de salida para poder apreciar la asombrosa vegetación del lugar. Los grupos pueden variar su tamaño entre 4 y 50 personas. Al ser una actividad intensa no se permite la participación de menores de 12 años, mujeres con más de tres meses de embarazo o personas con problemas cardíacos o de columna ya que podría afectar su salud.

El recorrido de la selva se puede realizar en senderos seguros y bien marcados en una bicicleta de montaña. Cada ciclista lleva su propio ritmo, así podrás pedalear a toda velocidad disfrutando las dificultades del camino para entrenar tu destreza o adentrarte en cañadas poco exploradas y lograr vistas panorámicas únicas.

Recientemente se incorporo la cabalgata como actividad, requirió una preparación especial porque el caballo es un animal europeo y su introducción a la selva puede alterar el ecosistema. Pero con los cuidados necesarios del equipo de Natura Camp, podrás sentirte un explorador en medio de aves y árboles centenarios.

Para quienes deseen un entretenimiento un poco más relajado, las caminatas guiadas a través de los senderos que se abren en la exótica selva es la opción ideal. Descubrirán animales y plantas, bordearán un arroyo y al final habrán caminado unos 2 kilómetros con poco desgaste físico.

Otra posibilidad para todas las edades, ideal para terminar las aventuras previas es el Temazcal. Un baño de vapor propio de las culturas prehispánicas, un ritual ancestral que  sirve para desintoxicar el cuerpo y armonizarlo con nuestra mente y espíritu. El ritual se realiza dentro de una estructura con forma de iglú que representa el vientre de la madre tierra. Se hace en grupos de entre 10 y 30 personas y es una experiencia trascendental apta para todas las edades. Una manera muy sana de contactar con culturas antiguas.

El parque no abre todos los días porque la constante presencia de grandes grupos de personas alteraría en especial el comportamiento de la fauna autóctona y la idea es siempre preservar el equilibrio ecológico. Sus horarios son de 9 a 17 hs y la visita requiere reservación previa, que podrá realizarse por medio del sitio web del parque o vía telefónica.

La magia de Manzanillo es justamente el emplazamiento de la ciudad en medio de una vegetación sorprendente. En todo momento podrás disfrutar de sus playas, que ofrecen distintas posibilidades de nado, práctica de deportes acuáticos o un descanso al sol. El desarrollo turístico y portuario propio de la rivera dorada se hace en armonía con el ambiente, con especial cuidado de la belleza magnánima de la naturaleza.

Natura Camp, Una Aventura Al Corazon De La Selva
Calificar este artículo

Leave a Reply